1

¿Qué te inspira?

Comienza un nuevo año, aún se sienten las huellas de las corridas de todo lo que significa finalizar el trabajo pendiente, el cansancio acumulado de 365 días de esfuerzo. Inevitablemente, en algún momento dentro de toda esa vorágine, nos encontramos a nosotros mismos haciendo el balance del año anterior, viendo qué se llevó, qué nos dejó, qué cosas ya alcanzamos y qué nos falta por conseguir. Y sin darnos mucho tiempo para parar, reflexionar y volver a tomar aire para seguir, instintivamente nos ponemos a pensar en lo que vendrá. Es así como en un impulso de energías renovadas y entusiasmo por el nuevo año nos proponemos nuevas metas y desafíos.

Pero cuando no nos tomamos tiempo de trazarnos un camino por el cual transitar para alcanzar las metas y desafíos propuestos, estas terminan siendo solo deseos, meros anhelos de que algo pase. Es por este motivo que desde AJE nos hemos abocado a la tarea de preguntarles a nuestros socios cuál es el motor que los impulsa día a día a emprender. Preguntarse a sí mismo qué es lo que uno quiere, qué busca, cuáles son sus metas y objetivos en el día a día no es nada más (ni nada menos) que reflexionar sobre cuál es nuestro impulso de vida, cuál es la filosofía y los valores que nos mueven, cuál es el camino que recorremos y de qué manera lo hacemos. Y dentro de esta comunidad de jóvenes empresarios ha quedado claro que lo que nos inspira mayoritariamente es la pasión.

Emprender no es tarea fácil. A veces lo hacemos por necesidad, otras veces por vocación, otras veces porque buscamos vivir de lo que más disfrutamos. Pero sin importar cuál sea la razón que nos ponga al principio del camino, lo que nos hace transitarlo es definitivamente la búsqueda de resultados distintos, que nos permitan progresar y crecer tanto personal como profesionalmente. Nos mueve el convencimiento de que no podemos seguir haciendo siempre lo mismo si lo que buscamos son resultados diferentes, y de que todo es posible en la medida que creemos en nosotros mismos y en nuestro proyecto.

Pero, por supuesto, el camino no se puede recorrer en solitario. Siempre se llega más rápido cuando uno se rodea de personas que comparten nuestra visión de la vida, que comparten sus experiencias, que nos enseñan y que tienen la humildad de aprender de y con nosotros, de gente que sepa pedir ayuda pero por sobre todo que tenga ganas de ayudar. A veces esas personas son familia, otras veces son amigos, y muchas otras son compañeros de ruta ocasionales o temporales con los que “hablamos el mismo idioma” y que aportan su granito de arena para que podamos seguir avanzando y sobre todo disfrutando del camino porque nos impulsan y alientan a tomar decisiones con más confianza, a reforzar o modificar ideas, a renovar el compromiso y las fuerzas, y a hacer frente al sacrificio siempre con buena energía.

Es entonces que desde esta comunidad los invitamos a todos a que, frente al nuevo año que comienza, se tomen un momento de reflexión y vean al 2018 como una nueva oportunidad para definir objetivos y plantearse metas, para apasionarse con un proyecto y que se planteen concretarlo; pero sobre todo para que piensen sobre cuál es el motor que los va a impulsar a recorrer ese camino para lograrlo. Y los invitamos a que lo hagan en comunidad, aprendiendo continuamente de uno mismo y de los demás, a que se nutran de quienes los rodean, pero a que siempre le devuelvan a su entorno lo mejor de sí para que el crecimiento sea mutuo.

El motor de AJE es generar más y mejores empresarios, pero estamos convencidos de que eso no es posible si cada día no nos planteamos ser mejores personas, que unan, que sumen, que trabajen en favor del bien común y, sobre todo, que vivan con pasión.

 

Comisión OPINIÓN AJE Uruguay